La procrastinación y su relación con los problemas financieros

La procrastinación y su relación con los problemas financieros

La procrastinación es la base de la mayoría de los problemas financieros que vas a tener en tu vida. Si te acostumbras a procrastinar, es decir, a dejar para más adelante todo lo que realmente importa, esta costumbre te va a causar problemas graves antes o después.

Ya escribí antes sobre la importancia de evitar la procrastinación pero creo que es un tema fundamental para la buena salud de tus finanzas personales y no está de más hacer hincapié en ella.

¿Por qué la procrastinación te hará caer en problemas económicos?

Cuando tienes un grave problema financiero, uno de tus mayores desafíos será tener que lidiar con grandes cantidades de recibos, estados de cuentas, facturas y otros documentos para saber en qué posición financiera estás como primer paso para salir de esa situación. Entonces, verás que todo es un completo caos. Una señal de que tu vida financiera está completamente fuera de control precisamente por no haber llevado un control de tus finanzas antes.

La culpable principal de este problema es la procrastinación, ni más ni menos. En lugar de llevar un control de tus gastos con cierta periodicidad, por ejemplo una vez al mes, de tener organizados tus documentos financieros, lo dejas de lado por pereza y luego cuando las circunstancias te obligan te das cuenta de que la tarea es imposible o no sabes ni por dónde empezar.

Esto te ocurre también porque cuando las cosas te van bien financieramente y ves tu cuenta corriente piensas: “¡Guau! Cuánto dinero!” y pasas de mirar en qué te has gastado el dinero ese mes. Pero es precisamente entonces, cuando todo va bien, cuando es más importante llevar un control de tu dinero y así aprovechar al máximo esos tiempos de bonanza.

Si no miras las malas noticias (facturas y gastos) y solo miras las buenas noticias (el saldo de tu cuenta corriente), creerás que todo está bien y no verás venir el problema.

La procrastinación también aparece cuando las cosas no van tan bien. Ves tu cuenta en números rojos o tiritando y no te apetece nada bucear entre tus gastos. En cierta manera la procrastinación es una manera de negar tus hábitos de gasto perniciosos.

Para mí, el problema de la procrastinación es un ejemplo perfecto de que tener buenos hábitos de finanzas personales tiene mucho que ver con la productividad personal, ya que la procrastinación también aparece como uno de los principales culpables de una baja productividad personal.

Así que si te encuentras con montañas de documentos no organizados o no tienes ni idea de en qué has gastado tu dinero en los últimos 3 meses que sepas que el principal culpable de ello es la procrastinación y que como no la venzas y comiences a no dejar el control de tus finanzas para más adelante, acabarás cayendo en graves problemas financieros.

Aprende cómo vencer a la procrastinación y tu economía doméstica te lo agradecerá.