Cómo Lidiar con Visitas que Abusan de tu Dinero

Cómo Lidiar con Visitas que Abusan de tu Dinero

A todos nos gusta tener visitas. Que nos vengan a ver familiares o amigos y pasar algunos días con ellos.

Sin embargo, en ocasiones estas visitas nos cuestan unos cuantos cientos de euros de más y nos trastocan todo nuestro bien cuidado presupuesto.

Este es un problema muy común y uno que puede causar grandes problemas financieros.

Peor aún, si no lo manejas bien puede desencadenar una cascada de problemas emocionales y, si vives en pareja, con ella.

Esta situación puede ser muy dolorosa de solucionar y te puede costar mucho dinero si no lo solucionas pronto.

Vamos a ver 7 técnicas para manejar situaciones como estas. Ten en cuenta que no todos estos consejos funcionaran para cada situación. Debes escoger y elegir entre ellas.

7 Formas de Ahorrar Dinero con las Visitas

Solicitar ayuda financiera directamente para la compra de alimentos/hogar. Decir algo como “voy a la tienda a comprar más comida. ¿Quién me deja 20 euros?”. Es una manera muy clara y concisa de hacer que tu visitante aporte algo a la economía de tu hogar.

A menos que la persona sea un desconsiderado completo es fácil que sea él o ella quién te dé los 20 euros.

Solicitar un poco de tiempo en privado. Dile a tu visita que te gustaría estar un tiempo a solas con tu pareja. Algo así como “Mañana por la noche, Elena y yo vamos a ir a cenar/ver una película juntos”.

Esto hará que tu visita salga por lo menos una noche. Repetir esto con frecuencia ayuda a que la persona empiece a volar por su cuenta.

Encuentra actividades que le gusten. Esta técnica funciona muy bien si es nueva en la ciudad. Pregúntale qué le gusta hacer y trata de encontrar actividades apropiadasen tu ciudad a sus gustos.

Sé aburrido. En serio. Mucha gente se siente muy a gusto de visita porque estás llevando a cabo un esfuerzo extra para hacer que se sientan bien.

Si una visita supera el tiempo normal de visita, siéntate y lee libros con la televisión apagada o pasa horas ordenando la casa o cualquier colección que tengas.

Esto puede hacer que esa persona piense que eres un aburrido pero también significa que no a vivir en tu sofá.

Pídele que te ayude con las tareas de la casa. Una vez que tu visita ha estado mucho tiempo en tu casa, se ha comido mucha comida y demás, pídele que haga ciertas tareas domésticas como tirar la basura y así sucesivamente.

Llega un punto en el que han cruzado la línea de ser un huésped normal y dejan de ser unos invitados.

Interrumpe sus hábitos. A menudo las visitas ocurren en determinados momentos del día, por ejemplo, el típico amigo que se acostumbra a venir a comer a tu casa.

Para evitar esto, no estés en casa a la hora de la comida, de esta forma interrumpes sus hábitos ya que se tiene que buscar otra cosa y deja de ir siempre.

Comprar cosas más baratas que las que comieron o no comprarlas. Si te gusta el chocolate en tabletas de Nestle pero tu visita se las come a gran velocidad, compra chocolate de otra marca o directamente no compres para que tu visitante no se sienta tan a gusto.

Pídeles que compren cosas. Cuando tu visitante va a salir, pregúntale “¿Podrías comprar un poco más de leche/huevos?”. De esa manera se siente obligados a llevar algo con ellos cuando vuelvan.

Estas son 7 formas de intentar que un visitante que ya ha superado el tiempo normal de visita te aporte algo a la economía doméstica y no se convierta en un problema económico grave.

Si, ya sé, que todos somos muy majos y nos encanta tener visitas pero como dice el dicho “Cada uno en su casa y Dios en la de todos”.